post

En Volpelleres Dental te recordamos que, aparte de mantener unos adecuados hábitos de higiene bucodental, es necesario acudir a consulta cada determinado tiempo para someterse a una revisión en profundidad además de a una limpieza profesional. Ambas pautas son básicas si queremos mantener una buena salud dental.

Aunque te cepilles a conciencia tras cada comida con el cepillo adecuado y uses hilo y enjuague bucales, la placa bacteriana se va acumulando. Por eso hay que hacer una limpieza en profundidad al menos una vez al año. Es una de las formas de evitar padecer enfermedades periodontales como la gingivitis o la periodontitis. Recuerda que estas afecciones bucales pueden hacer que pierdas alguna pieza dental.

Con una limpieza profesional, en nuestra clínica eliminamos también las antiestéticas manchas que puede haber en los dientes. Manchas provocadas, entre otras cosas, por el tabaco, el café y el té. Puede que no lo supieras, pero el té tiñe los dientes bastante más que el café, aunque muchas personas piensen lo contrario.

Insistimos en que estas limpiezas han de ser periódicas aunque la frecuencia varía en función de los hábitos de higiene del paciente y de cómo sea su boca. Si por ejemplo se padece una enfermedad periodontal lo recomendable es hacerla una mes al mes. A veces se suma un curetaje para eliminar el sarro y la placa bacteriana acumulados por debajo de la línea de las encías. Tras los tratamientos de ortodoncia también es recomendable hacer una limpieza en profundidad de toda la cavidad oral. Tras la limpieza notarás que es más sencillo cepillarte los dientes teniendo en cuenta que antes de ponerte en manos de profesionales podía haber rincones obstruidos por el sarro a los que ni el cepillo ni el hilo o seda dental llegaban.

No en vano, los beneficios de la limpieza profesional para la salud oral son numerosos y abarcan diversos planos:

– Estética: para mantener los dientes más blancos y sanos.

– Prevención: algo clave para evitar el desarrollo de las diferentes enfermedades orales, el mal aliento y las enfermedades periodontales.

– Salud bucodental: se reducen los riesgos de desarrollar patologías como la caries o la acumulación de biofilm oral en la boca. Además, en el curso de la limpieza, se puede detectar alguna complicación en tus dientes y encías que podía haber pasado inadvertida hasta ese momento.