La endodoncia  es un tratamiento que consiste en extraer el nervio (pulpa) de los dientes.

La causa más frecuente que origina la necesidad de una endodoncia es la caries dental, aunque pueden existir otras como el traumatismo dentario, desgastes severos o infecciones periodontales.

La inflamación del nervio causa dolor.  Si no detenemos el proceso, el nervio se muere y posteriormente se infecta, llegando también a infectar al ligamento y hueso que rodean el diente. Realizamos la endodoncia bajo anestesia local, primero se limpia la caries y después con unas limas se va eliminando el contenido radicular, a la vez que se limpian las paredes,  dando  una forma adecuada al conducto para poder rellenarlo. Finalmente se obtura.

La principal complicación posible a tener en cuenta es la infección por persistir bacterias en el interior del conducto. En general, el pronóstico de éxito de una endodoncia está en torno al 95% pero puede variar en función del estado del nervio antes de la endodoncia

Hay que tener en cuenta que, al desvitalizar un diente, éste se deshidrata y se vuelve más frágil. Las fracturas dentarias se producen con frecuencia, por lo que se recomienda colocar una funda sobre el diente (corona).

Contamos con especialistas en esta técnica para ofrecerte el mejor tratamiento con los mejores resultados.

¿Necesitas más información?

Por favor, rellena el siguiente formulario y nos pondremos en contacto contigo lo más pronto posible.