Esencialmente cuando la infección que afecta al diente a provocado una caries que perfora el esmalte y la dentina, dejando al descubierto el tejido pulpar, que también resulta infectado. También se puede realizar en caso de rotura por traumatismo o ante la existencia de una enfermedad periodontal.