Lo habitual es que los resultados del tratamiento se mantengan durante un año, aunque hay factores que introducen cierta variabilidad, como la composición del gel utilizado, el tipo de luz con la que éste se activa, la técnica empleada y, por supuesto, el tipo de alimentos que se consumen habitualmente.