Además de una mayor sensibilidad dental de carácter transitorio, el blanqueamiento dental propicia durante los primeros días posteriores que haya una mayor facilidad de que los pigmentos que contienen alimentos y bebidas se puedan fijar al diente, por lo que es conveniente seguir una “dieta blanca” durante esos días. Tampoco se debe fumar.