Lo más recomendable es que la primera visita al ortodoncista sea a los seis años de edad para valorar que el patrón de crecimiento sea el correcto – y dependiendo de cada caso pautar revisiones periódicas con la intensión de que si se ha de correguir alguna anomalía poder estar a tiempo.