Los selladores son un tratamiento muy eficaz para prevenir la formación de caries. Se coloca en las caras oclusales de los molares definitivos tras su erupción. Consiste en colocar un material sobre las superficies de los dientes más propensas a retención de bacterias, creando una barrera física de protección.